viernes, 23 de marzo de 2012

Testamento de Miguel de Mañara

Wikipedia: estatua de Antonio Susillo.

“Item mando mi cuerpo a la tierra, a la corrupción y los gusanos, mi madre y mis hermanos, que lo tengan en depósito hasta que el señor de todas las cosas, al fin del mundo, lo vuelva a la vida (…)”
“Item mando que, luego yo fallezca, sea puesto mi cuerpo sobre una cruz de ceniza, como mandan nuestras definiciones (las de Calarava); los pies descalzos  y envuelto en la mortaja de mi manto. Un Santo Cristo a la cabecera con dos luces y descubierta mi cabeza. De esta suerte han de llevar mi cadáver en las andas de los pobres, con doce clérigos y no más, sin pompa ni música, a la Iglesia de la Santa Caridad; y le darán sepultura terriza en el cementerio de dicha iglesia, fuera de la puerta, para que todos me pisen y me huellen. Y allí sea sepultado mi sucio cuerpo, indigno de estar dentro del templo de Dios. Y es mi voluntad se ponga encima de mi sepultura una losa de media vara en cuadro, escritas en ella estas palabras: “Aquí yacen los huesos y cenizas del peor hombre que ha habido en el mundo. Ruego a Dios por él”

No hay comentarios: